Tener un piso de duela o laminado o, mejor aún, un piso alfombrado siempre le dará a tu casa un toque elegante y cómodo, pero este pequeño lujo trae consigo algunas responsabilidades, y la principal es la limpieza, sobre todo con las alfombras.

La limpieza es básica en cualquier hogar, pero contando con una alfombra se debe poner mucho más foco. Depende mucho de los integrantes de la familia la cantidad de veces que se asee la casa; por ejemplo, si es una pareja sin hijos o una persona que vive sola, limpiar una vez a la semana la alfombra es suficiente para evitar el acumulo de suciedad y de bacterias. La situación cambia cuando en el hogar hay pequeños, en ese caso la limpieza debe ser continua y exhaustiva.

Te damos algunos tips de cómo remover las manchas más comunes en alfombras. En el caso de manchas de café o sangre, trata de limpiar lo antes posible y la mayor cantidad del líquido, posteriormente utiliza una mezcla de detergente suave con vinagre blanco en un cuarto de agua tibia para frotar la parte manchada y finalmente aspira la alfombra una vez que se haya secado.

En caso de que a tu alfombra se le pegue una goma de mascar, te recomendamos utilizar frotar con un cubo de hielo la parte donde está el chicle hasta que éste endurezca y puedas retirarlo. También utiliza esta recomendación en caso de que se derrame cera de vela en tu alfombra. Y en caso de que se te derrame vino tinto por accidente, la mejor forma de quitarla es usando vino blanco, sí, así como lo lees: diluye un poco de vino blanco sobra la alfombra y posteriormente limpia con agua fría, posteriormente cubre con una capa de sal la parte afectada, después de 20 minutos puedes retirar la sal y tu alfombra quedará limpia.

En caso de que tu alfombra sufra un incidente de mayor complicación, lo más recomendables es que llames a un experto para que realice la limpieza. Recuerda que hay expertos que pueden evitar poner en riesgo tus pertenencias.